Sobre la Ciencia Económica

Compartimos un artículo escrito por nuestro asesor contable, Luis Alberto Dalcol.

Esta nota merodea la ficción. Pretende sostener una tesis que contradice el pensamiento generalizado. Intenta razonar, para arribar a la conclusión que la Ciencia Económica es una Ciencia Exacta, que no es una Ciencia Social.

Se reconoce la  irreverencia de lo propuesto, que  contradice  lo que siempre se ha leído y escuchado; más los años vividos  provocan  cambios y modifican visiones. Los sucesos ocurridos en el mundo de la economía, dentro y fuera del país,  permiten ver los hechos relacionados con lo económico de diversas formas.

Para sostener el fresco e insolente juicio no es necesario gran volumen de palabras sino consistencia en su contención que este breve esbozo  procura exponer. Vayamos por lo enunciado.

En principio toda ciencia fáctica, como es la economía, está relacionada con otras ciencias. La Ciencia Económica tiene fuertes vinculaciones con las Ciencias Exactas, principalmente con las ciencias formales como son las Matemáticas y la Lógica;  también con las Ciencias Sociales, como  la Sociología, la Sicología y con todas las demás ciencias que se corresponden con el comportamiento humano. Esto es indudable y aceptado por todos.

Pero la Ciencia Económica, como ciencia aplicada, sólo es sostenible si respeta el aporte de las ciencias exactas mencionadas. Si no las reverencia, la Ciencia Económica sucumbe. No es sostenible.

La Ciencia Política, en su afán de generar derechos, le exige a la economía que solucione problemas  sociales por sobre sus principios y para ello des balancea la mistura entre lo social y lo formal que como se anticipara la componen. Si se vulnera lo lógico y lo matemático que integra la economía,  lo económico eclosiona y perece.

Cuando se adoptan medidas económicas sin consentir con las normas axiomáticas que la integran, inexorablemente se deteriora el concepto económico. La Ciencia Económica solo puede admitir la transgresión del componente formal en tiempo acotado, mas no lo tolera en tiempo indefinido. La confianza – que llega desde lo social -, juega un rol muy significativo, mas tiene sus límites.

Si la norma aplicada, en relación a lo económico, no venera la cuenta correcta y el razonamiento veraz, al tiempo la Ciencia Económica hace pagar la transgresión.

La Ciencia Económica tiene origen exacto y su aplicación en lo social de manera inadecuada no soluciona, salvo artificial y temporalmente, la cuestión social; pero nunca modifica su génesis cognitiva. Se apoya en el criterio de la racionalidad y no se sumisa ante ningún relato.

No obstante ello su aplicación correcta  ayuda a resolver el problema social. Nuestra historia económica da cuenta de ello, y en el mundo sobran ejemplos.

La calificación de ficción o de realidad de esta anotación queda al libre discernimiento del lector que,  como es sabido,  siempre tiene razón.

PD.: De regreso a la cordura. Obvio, la economía  pertenece a la epistemología social. En última instancia todas las ciencias tienen roce,  destino o  fin social  (actualmente se  lo observa en la relación  de la  moral con la robótica y la inteligencia artificial); mas en economía, como en electricidad,  si se tocan  cables incorrectos se producen choques que lesionan.

Escribenos un comentario