LAS ORDENANZAS SOBRE TASAS MUNICIPALES Y LOTEOS AFECTAN LA ACTIVIDAD ECONOMICA

Compartimos un artículo de opinión elaborado por el contador Luis Alberto Dalcól sobre el proyecto de ordenanza local de regulación del mercado de tierras.

Los proyectos de ordenanzas inquietan a la actividad económica local porque son desbalanceados; tienen unívoco fin distributivo de riqueza sin advertir que al mismo tiempo malogran la riqueza a crear que procura distribuir.

Sobre las tasas municipales, General Inmobiliaria y de Obras Sanitarias, que anualmente se actualizan en equivalencia a los aumentos de las remuneraciones municipales con más un 20% extra; y que desde mayo de este año se le incorporara otra suba con destino al ecoparque, se propone una nueva elevación.

LOS AUMENTOS

Los incrementos de la T.G.I. presentados sacan de competitividad económica a nuestra jurisdicción. Para todos los inmuebles de planta urbana de un propietario de más de 1.000 m2 las subas van desde el 300 al 1.000 %. Amplía el concepto de “baldío” para parcelas de más de 300 m2 que no tengan el 20% edificado. Se incorporan nuevas zonas (C y D) para el recargo por baldío y se lo incrementa desde el 150% al 600 % y del 200% sobre la T.O.S..

Existen ejemplos de inmuebles destinados al uso comercial que con este régimen pasarían a pagar importes superiores, de 5 a 6 veces más.

URBANIZACION Y LOTEOS

El proyecto acaba con los loteos. Impide realizar estudios de pre factibilidad económica al agregar elevado nivel de incertidumbre.

Con esta normativa el inmueble destinado a urbanización carga con la certeza de destinar el 6% de la superficie a Uso Público (antes el 4%, aumenta el 50%). Con un nuevo aporte del 12% de la superficie para un Banco de Tierras Municipal. El urbanizador, además de donar áreas para las calles, que se aproximan al 30% del total, está obligado a proveer de energía eléctrica más su distribución; es decir transformador, postería, cableado y otros. También de cordón cuneta, ripio, agua y cloaca.

Lo incierto es que el 12 % de la superficie para el B.T.M. lo administran 6 funcionarios municipales, (5 del Poder Ejecutivo y 1 del Legislativo) que pueden vender, adjudicar y por sobre todo poner precio y condiciones con plazos de hasta 10 años. Esta liberalidad distorsiona cualquier estudio económico de inversión privada en urbanización y paraliza la continuidad de todo análisis racional.

La nota acaba aquí, pues pretende ser breve. Aboga por el llamado al dictado de una Carta Orgánica Municipal que proteja la ciudad de desvíos de las administraciones temporarias y demarque nuestro desarrollo alineado a la Constitución Nacional.

Escribenos un comentario